UNA AMISTAD NACE EN EL AJEDREZ

2014-08-27

Vicente Reyes Cáceres y Bastián Correa Peña, cursan el Octavo Año A y desde el año 2013 han podido destacarse en los diferentes torneos en que han participado, representando a nuestro colegio. Vicente es hijo de Cristian Reyes Donoso y de Marjorie Cáceres Carquín y nace el 14 de julio de 2000. Su interés por el juego comenzó en la medida que fue poniendo atención a las partidas que en el seno de su familia protagonizaba su hermana mayor. Este rápido aprendizaje lo llevó a participar, con tan sólo 8 años, en el Panamericano Argentina 2008. De ahí en más, asiste a los Nacionales de Verano, hasta que en el 2013 triunfa en el Torneo Regional, ganando el derecho de participar en el Torneo Nacional, jugado en Los Ángeles, ciertamente, luego de ganar sucesivamente las competencias de alcance Comunal y Provincial. Fruto de lo anterior,  recibe su merecido Trofeo 2013, dado el muy alto puntaje alcanzado a lo largo de sus participaciones. Por su parte, Bastián Correa Peña nació en Coltauco el 3 de marzo de 2000, del matrimonio de Fernando y Patricia quien fue la que lo inició en el ajedrez. Cursó sus primeros años en Doñihue hasta que su profesor Félix Rocquant lo convence de ingresar a IRE. Sus participaciones en distintos torneos comienzan el año 2012 destacándose de inmediato. En 2013 participa en el Comunal, Provincial y en la fase final del torneo a nivel Regional. Este año 2014, repite sus logros y accede a participar en el Torneo Nacional que se realizará en Puerto Varas en el mes de Septiembre.

 

HABLEMOS DE AJEDREZ

 

¿Cuáles son sus jugadas favoritas? Mi apertura favorita, dice Vicente, es la Siciliana y es una manera para iniciar el juego hasta desarrollar todas las piezas. En mi caso, es el Gambito de Damas, dice Bastián. Se empieza con el peón de Dama y sigue con C4. Es una apertura semi abierta de juego lento. ¿Qué partida es la que más recuerdas, Vicente? Estaba en el Nacional y la tenía perdida. recuerdo que comencé a regalar piezas,... mi rival se descuidó y  terminé coronando con una Dama de ventaja. Fue una victoria inolvidable. ¿Bastián? En un Nacional de Verano. Perdí la Dama a cambio de un Caballo y una Torre, sin embargo, pude mantener mi iniciativa y gané. No tuve piedad con mi rival...era una linda niña, dijo Vicente. (risas) ¿Nunca la olvidaste, eh? No, no, no, no se trata de eso. ¿Y tienes alguna pieza favorita? Sí,..., el Caballo. Es la única pieza que puede saltarse otras, también me gusta porque el contrincante no puede interponer otra pieza frente a ella. ¿Y tú, Vicente?  Los peones. Sin ellos el juego favorece al contrincante.  ¿Qué beneficios ha traído competir, además de los triunfos? Conocer amigos, responden a coro... y lugares. De hecho nos conocimos en un nacional. ¿Ayuda a pensar mejor? Sí, claro. Ayuda en la concentración y en la paciencia. Hay veces que una partida dura dos horas. ¿Algo más? Sí, sí, ayuda a pensar con estrategias, a mirar de otra manera el futuro. Desarrolla la personalidad. Sí, claro, conoces más gente...¡a tu amiga!,  acusa Vicente. Después de eso, risas y más risas.